Situación actual del juego en Chile

Los primeros pasos para dar con la nueva ley de juegos y casinos datan del año 1999, bajo el mandato del ex presidente Eduardo Frei. Por ese entonces la discusión se centraba en, principalmente, la regulación de los casinos, aumentar el número de establecimientos y definir un sistema más equitativo de repartición de los impuestos recaudados a través del juego.

Luego si, en el año 2005, el congreso chileno aprobó lo que por entonces fue la ley más importante sobre el juego, la ley N° 19.995. Esta ley ponía a disposición 18 licencias por las cuales los operadores debían realizar una oferta y cumplir con ciertos requisitos especificados en el reglamento. El ente encargado de hacer cumplir con las disposiciones de la ley es el actual SCI, la Superintendencia de Casinos de Juego.

Casinos

Previo al año 2005 sólo existían en Chile 7 casinos, pero una vez aprobada la nueva ley se permitió la instalación de establecimientos de grandes proporciones, generalmente acompañados de un hotel 5 estrellas. Estos casinos pueden estar equipados tanto con máquinas tragamonedas como con juegos de mesa. Sin embargo, estos juegos, acorde a lo que establece la ley, pueden ser: juegos de cartas como poker y blackjack, bingo, ruleta, dados y máquinas tragamonedas.

Las licencias para cada operador tienen una duración de 15 años. Una de las condiciones para obtenerlas consiste en demostrar, por parte del operador, que la instalación de un casino generará un incremento sustancial del turismo. Una vez aprobada la licencia, el operador tiene 2 años para ponerlo en marcha y 3 años más para instalar cualquier tipo de comodidad adicional en su establecimiento.

Uno de los motivos por los cuales el debate de esta nueva ley se mantuvo en espera durante tantos años, radicaba en el hecho de que no había consenso en las cámaras del congreso sobre cómo se repartirían los impuestos recolectados.

A pesar de haber una regulación y una ley clara con respecto a los juegos de casino, la proliferación del juego ilegal ha crecido de forma importante. Acorde a la ley de 1995, no está permitido instalar máquinas tragamonedas por afuera de los casinos. Sin embargo, se estima que pueden haber, por lo menos, 150.000 máquinas repartidas en distintos tipos de locales.

Juego Online

Con respecto al juego online, la ley 19.995 del año 2005 establece su completa prohibición. Esto no impide que el ciudadano chileno apueste y juegue a través de operadores extranjeros. De todas formas, el gobierno de Chile es estricto en este asunto, por lo que ha estado penalizando a aquellos operadores que intenten ingresar al mercado mediante la publicidad en medios locales.

Varios legisladores se dispusieron a estudiar el caso del mercado europeo, el cual experimentó un proceso de apertura para operadores extranjeros. La idea era lograr regularizar el juego online, no solo estableciendo las condiciones para los operadores sino también para los jugadores. El fundamento radicaba en el hecho de que, debido a las nuevas tecnologías, llevar un control sobre los operadores ofreciendo sus servicios era demasiado complicado y poco eficaz. Este asunto nunca llegó a ser discutido en el senado y se dejó de lado.

Bingo

Las salas de bingo están permitidas siempre y cuando sean parte del casino. En otros tiempos era posible encontrar salas de bingo solamente en eventos caritativos y de beneficencia, y requerían de una licencia especial. Actualmente se estima que deben haber alrededor de 2000 salas de bingo alrededor del país. Este tipo de juegos está bien visto por el gobierno chileno debido a que es una buena forma de socializar, además de que generalmente las apuestas en juego son bastante bajas.